15 mar. 2011

Informe demoledor contra Castañeda


Las cifras en rojo. Un informe presentado ayer por la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, deja mal parada la gestión de Luis Castañeda Lossio al frente de la comuna limeña.

Concluye que en esos ocho años (2003-2010) se ejecutaron obras mal hechas, que costaron mucho más de lo presupuestado inicialmente y destaca la tendencia de dicha administración edil por recurrir a la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que “evita la transparencia, abre paso a la sospecha y debilita la capacidad de gestión municipal”.

En una extensa conferencia de prensa, la burgomaestre dio cuenta de los montos de inversión que el período anterior entregó a la OIM. Agregó que la Municipalidad se convirtió solo en una mesa de partes y le cedió a este organismo sus competencias, la titularidad de sus contratos y la territorialidad de su jurisdicción legal.

Susana Villarán detalló que en el período bajo lupa se ejecutó un total de S/.1,211 millones a través de entidades internacionales, lo que representa –como promedio– el 48% de la inversión total de la municipalidad en obras de infraestructura. Esto equivale –dijo– a 178 obras, de las cuales 33 estaban inconclusas. Agregó que de esas 33, 21 ya han sido entregadas en esta gestión y 21 se encuentran en ejecución.

“La OIM fue una 'service’ que utilizó la municipalidad para tercerizar sus obras y sus compras sin tener que rendir cuentas. La OIM fue la que recibió las obras, sustituyendo a la administración en la función de darles conformidad. La Municipalidad solo aparecía en la foto o en las microondas, el día de la inauguración”, señala el informe leido por Villarán.

La alcaldesa también precisó que los registros oficiales que obran en poder de la comuna dan cuenta de que por estos servicios se le pagó S/. 42 millones por comisión –tal como lo denunció este diario–, además de otros S/. 6 millones pendientes por obras en ejecución. Esto lo dijo al recordar que la OIM señaló que se le ha pagado “solo S/.27 millones”.

Consultada por Perú.21, dejó en claro que el sistema de recurrir a estas instituciones no es efectivo por la falta de transparencia y por la demora en la ejecución de las obras. En ese sentido, informó que su administración ha decidido no seguir con este mecanismo.

OTRAS PERLAS. En otro pasaje de la conferencia, Villarán informó que la única obra de la gestión anterior que ha quedado suspendida es el túnel Santa Rosa –que costó S/. 79 millones, para unir Rímac con San Juan de Lurigancho– por un desprendimiento de rocas ocurrido el 1 de febrero. Reveló que la actual gestión recién conoció este hecho una semana después porque la empresa supervisora reportó a la OIM y no a la Municipalidad.

Sobre El Metropolitano, reveló que su presupuesto pasó de S/.400 millones a S/. mil millones pese a que el tramo construido es ocho kilómetros menor al proyectado e informó que se destinarán S/. 60 millones para subsanar fallas.

Asimismo, mencionó los casos de obras dadas por terminadas y que en realidad estaban incompletas, como la avenida Salvador Allende (en el cono sur) o el complejo deportivo Pedro Huillca (en El Agustino), cuyo costo fue de S/. 800 mil y se entregó pese a su pésima y peligrosa condición.

También mencionó el caso del Teatro Municipal, cuyo presupuesto se incrementó de S/. 42 millones a S/. 67 millones sin que exista una rendición detallada de gastos. Agregó que la actual gestión está invirtiendo S/. 8 millones adicionales.