5 may. 2013

Pena y dolor por fallecimiento de Javier Diez Canseco


A las 10:22 p.m., de ayer, el congresista Javier Diez Canseco murió víctima de un cáncer contra el que luchó por casi tres meses, y que ni siquiera le impidió enfrentar su última batalla política contra una suspensión impuesta por sus enemigos ideológicos.

Javier, internado, no dejó de batallar. Ahí, desde la clínica, entabló su última lucha contra una suspensión netamente política promovida por sus enemigos, los antiguos y los nuevos.

Desde su escaño y en las calles, Diez Canseco siempre fue así. Son más que conocidos varios de sus destapes de casos de corrupción y otras muchas luchas sociales, aunque la mayoría de ellas llevan anónimamente su firma.

Diez Canseco ha partido con apenas 65 años de edad. Ha sido parlamentario desde 1978, cuando ingresó al hemiciclo del Congreso como diputado por Lima. Aunque incursionó en los debates ideológicos en 1970 como presidente del Centro Federado de Ciencias Sociales de la PUCP, y, al año siguiente, presidente de la Federación de Estudiantes de la PUCP (FEPUCP).

Durante esos años se hizo militante de Vanguardia Revolucionaria junto a Ricardo Letts Colmenares, Edmundo Murrugarra, Humberto Rodríguez Pastor, entre otros.

Diez Canseco dedicó la mayor parte de su vida a la defensa de los derechos humanos y a una lucha frontal contra los corruptos. Decidió vivir al lado de la lucha de los trabajadores, pese a que pertenecía a una familia adinerada. Sus padres fueron Santiago Luis Diez Canseco Magill y María del Carmen Cisneros Sánchez.

Sufrió de poliomielitis cuando tenía un año de edad, lo cual lo dejó con una característica cojera, sin embargo, siempre caminó derecho por las sendas de la honestidad y la ética.

Este hombre ejemplar, dijo sobre su enfermedad el ocho de febrero: “Encararé esta situación con la misma energía en defensa de la vida y los derechos fundamentales que he buscado tener durante toda mi trayectoria. Lo haré con la misma firmeza y decisión, contando con el invalorable apoyo de mi esposa y compañera, mis hijos y mi familia, de mis entrañables amigos y compañeros, y de los hombres y mujeres del Perú que creen que debo seguir batallando, con ellos, por un Perú nuevo en un mundo nuevo”.

Durante los años ‘90, Diez Canseco se convirtió en uno de los principales opositores a la dictadura de Alberto Fujimori a la que combatió sin freno.

Luchó a favor de los derechos humanos contra Sendero Luminoso y contra algunos malos elementos de Ejército.

Fue un político preocupado por la pacificación, la lucha contra el narcotráfico y sobre todo contra la corrupción, y a favor de las personas discapacitadas.

Diez Canseco apoyó la candidatura presidencial de Ollanta Humala en el 2011, pero tuvo que alejarse de oficialismo por diferencias políticas.

Estudió derecho en San Marcos y sociología en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Durante la dictadura militar fue expulsado a Argentina y luego a Francia. A pesar de ello postuló a la Asamblea Constituyente de 1978 y salió elegido.

TRAYECTORIA
Diputado Constituyente. 28 de julio de 1978 – 28 de julio de 1980.
Diputado por lima. 28 de julio de 1980 – 28 de julio de 1985.
Senador de la República. 28 de julio de 1985 – 5 de abril de 1992.
Congresista de la República. 28 de julio de 1995 – 28 de julio de 2000.
Congresista de la República. 28 de julio de 2001 – 28 de julio de 2006.
Congresista de la República. 28 de julio de 2011 – 4 de mayo de 2013.

Fuente: Noticia Local - La República - La Primera - Diario 16 - lamula.pe