24 may. 2016

AGRICULTORES CAYMEÑOS OFRECIERON PRODUCTOS EN FERIA “DE LA CHACRA A LA OLLA”

Con el objetivo de fortalecer el desarrollo de la actividad agrícola en el distrito, la Municipalidad de Cayma realizó la I Feria Agropecuaria denominada “De la Chacra a la Olla”, donde agricultores expendieron productos agrícolas a precios económicos traídos desde el Valle Chilina.

La actividad se desarrolló de 06:00 a 11:00 horas en los exteriores del mercado 24 de junio del pueblo de Francisco Bolognesi con gran acogida de los vecinos. Cabe remarcar que con esta actividad se busca apoyar a los productores del distrito para que puedan comercializar sus productos.

Como se sabe los productos agrícolas de Cayma gozan de gran prestigio, entre ellos la coliflor, vainitas, cebolla, arvejas, rocoto y lechuga, además de pepinillo, calabaza, papa y verduras expendidas en esta primera feria.

El alcalde Harberth Zúñiga Herrera, saludó la participación de los productores y explicó que “la población está muy contenta con esta actividad, como municipio queremos estimular a que Cayma le compre sus productos a los agricultores caymeños y de esta manera fortalecer el sector agrícola de nuestro distrito”.

Fuente: Municipalidad de Cayma

Mueren 3 de las 22 palmeras que fueron envenenadas en la Av. Javier Prado

La Municipalidad de Lima constató hoy la muerte de tres de las 22 palmeras que resultaron envenenadas el año pasado en la cuadras 22, 23 y 24 de la avenida Javier Prado, frente al Ministerio de Cultura en San Borja.

Este grave atentado ecológico fue denunciado nuevamente ante la comisaría de San Borja, tal como se hizo oportunamente en abril, mayo y agosto del 2015 ante las autoridades policiales, ambientales y ante el Ministerio Público, luego de descubrirse el arboricidio de estas 22 palmeras que aparecieron totalmente mutiladas.  

En aquellas ocasiones se descubrió que los follajes de dichas palmeras de la especie reina (bruja), habían sido podados, sus tallos cortados y, peor aún, envenenados con altas dosis de químicos nocivos.

Dentro de los múltiples cercenamientos en sus troncos los inescrupulosos le inyectaron nitrato de amonio y de urea, con el evidente fin de eliminar dichas palmeras.
El nitrato de amonio y de urea es un veneno mortal para este tipo de plantas, lo que evidenciaría que los autores de este atentado ecológico tenían pleno conocimiento de sus acciones.

En esa ocasión, ingenieros y especialistas agronómos del municipio de Lima realizaron de inmediato un lavado a presión de las palmeras con hormonas especiales y colocaron humus, un nutriente especial, en las partes afectadas, logrando salvar a la mayoría de ellos. Sin embargo, meses después, tres de estas no lograron sobrevivir, por lo que fueron retiradas para ser reemplazadas por otras especies en los próximos días.

Humberto Guzmán, coordinador de Proyectos de la Municipalidad de Lima, hizo un llamado a las autoridades competentes a que profundicen sus investigaciones y determinen las causas y responsables de este arboricidio.

Fuente: Municipalidad de Lima (Fotos: Municipalidad de Lima)

Estudio revela escasez y reducción de la calidad del agua por la actividad minera

¿Cuál es el futuro del agua en Perú? Un nuevo estudio realizado por CooperAcción, dirigido por las investigadoras Ruth Preciado y Carmen Álvarez demuestra que tras la contaminación y la elevada conflictividad se esconde una deficiente gestión del agua marcada por la falta de información y fiscalización.

El estudio “Gobernanza del agua en zonas mineras de Perú: Abriendo el diálogo", analiza, dos zonas emblemáticas en Perú: la Cuenca del Río Grande (Cajamarca) y Espinar (Cusco), donde opera desde el 2006 la minera Glencore Xtrata -que controla el 50% del mercado mundial de cobre-. Los impactos y problemas descritos por los pobladores son compartidos: escasez y reducción de la calidad del  agua por la minería. Especialmente alarmante es la situación de pobladores de Espinar, porque están sometidos a la minera, pues en época seca dependen del agua que bombea la empresa, ya que ésta al realizar un tajo en la tierra, no permite que infiltre agua al subsuelo.

El informe alerta que no hay estudios estatales sobre los impactos de la minería sobre la cantidad y calidad de los recursos hídricos en Perú. Todavía no se conoce el total de agua que discurre por las 159 cuencas que existen. Ni siquiera es posible en muchos casos determinar si las mineras han secado lagunas o manantiales, como pobladores de las zonas mineras denuncian, pues la Autoridad Nacional del Agua (ANA) no cuenta con registros previos de determinadas zonas, en algunos casos, solo cuenta con los estudios de impacto ambiental que presentan las mineras- que en más de una ocasión han sido cuestionados por investigadores al considerar que responden a los intereses de la empresa.

Hasta el 2014, las instituciones manejaban información sobre caudales de ríos de más de 20 años de antigüedad. “Uno de los problemas que adolece el país es la carencia de estructuras de control. No tenemos control total de la captación de los recursos hídricos de distintas fuentes, eso es algo sobre lo que se quiere ir trabajando a efectos de tener un control propio sobre la distribución de los recursos hídricos. Estamos llevando a cabo una evaluación de los recursos hídricos en cada cuenca ", precisa Wilfredo Chávez Echevarría, director de Conservación y Planeamiento de Recursos Hídricos de la ANA.

Tampoco hay transparencia sobre los expedientes de uso de agua de mineras como Yanacocha y Xtrata-Tintaya que, hasta el momento, se desconocen. El informe también cuestiona el procedimiento para entregar los derechos de uso de agua  a grandes mineras, pues las autoridades nacionales no evalúan el impacto que tiene la entrega de estas licencias sobre otros pequeños campesinos que habitan en la misma cuenca.  “Hay que abrir el debate a otros temas y ver otros ángulos que está siendo invisibilizados, por ejemplo, el agua pasa a ser controlado por grandes corporaciones, generando relaciones de poder.  Además, ¿Quién va a asumir los costos después de que la minera se vaya? ¿Cómo se asegura el derecho a la calidad del agua a las poblaciones? No existen estudios que describan con detalle el impacto de la minera en la hidrogeología. ¿Cómo se entregan los derechos de uso de agua a las mineras? No existe transparencia en las instituciones del Estado", comenta Ruth Preciado.

El ejemplo de Espinar, en Cusco pone entredicho el papel fiscalizador del Estado sobre los recursos hídricos. “El monitoreo de las aguas es parte de la gobernanza caótica y desordenada de gestión de las aguas en Perú. Hay muchas instituciones que tienen competencia en este tema pero que no coordinan entre sí a pesar  de tener por objetivo cuidar la calidad del agua”, explica Vanessa Schaeffer, subdirectora de CooperAcción. Respecto al agua para el consumo humano se encarga la Dirección Regional de Salud (DIRESA); en el caso de calidad es la Autoridad Nacional del Agua (ANA);  para el caso de vertidos y límites máximos permisibles, es el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA). El músculo sancionador de este último organismo también fue debilitado con la aprobación de la Ley 30230.

Las mineras deben presentar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) al MINEM, el cual solicita opinión técnica a la ANA. Este es uno de los principales nudos que señala el informe "Gobernanza del Agua", pues detecta falta de capacidades para analizarlos. ¿Cómo contrastan las instituciones del Estado los EIA si no cuentan con suficientes estudios? “Al momento que hemos revisado los estudios de impacto ambiental en cuanto al tratamiento del agua siempre hay informaciones acerca de que se va a afectar los cuerpos de agua pero de manera moderada. Lamentablemente, no hay capacidad desde la Autoridad Nacional del Agua para contrastar esta información”, apunta Schaeffer. Los tiempos para la revisión de los EIA son escasos, sobre todo desde la promulgación durante el Ejecutivo de Humala de una serie de normativas, calificadas por la sociedad civil como “paquetazos ambientales”, que reducen la evaluación de 120 días a 83 días en el sector de energía y minas.

Estos estudios, llevado a cabo por grandes consultoras-cuyo precio para la gran minería supera el millón de dólares- no son ajenos a los intereses de las empresas. Una vez aprobados los EIA, no es la Autoridad del Agua quien tiene competencias para informar, sino que, sorprendentemente,  es la misma empresa la que en una audiencia pública ofrece explicaciones a la población.

El peligro del drenaje ácido de rocas
Preciado expresa además su preocupación sobre un tema del que nadie debate en Perú: el peligro del drenaje ácido de las rocas, que de suceder, podría contaminar una cuenca durante 400 años o incluso más. En Estados Unidos ya se han podido comprobar sus efectos: la contaminación perpetua por metales han contaminado acuíferos, ha creado riesgos para la salud a largo plazo,  ha matado a peces y destruido la fauna silvestre.  El drenaje ácido es la primera causa de contaminación del agua de 40 minas de rocas desde Alaska hasta el Sur de Carolina, de acuerdo a un informe del 2013 de  la organización Earthworks.

Lo más peligroso y que debería encender la alerta roja es que, ni siquiera muchos EIA analizan esta posibilidad.  El investigador estadounidense Jim Kuipers informó que de 25 EIA que analizaron un equipo de investigación estadounidense,  el 52% de estos no predijeron el drenaje ácido de rocas que, algunos años después, se desencadenaron.  Otra cuestión que supone un dolor de cabeza para muchos investigadores es qué sucede si este problema aparece después de cerrar el proyecto minero ¿Quién asumiría la responsabilidad de recuperar la zona y compensar por los daños sociales y económicos para la población?

Fuente: CooperAcción - Foto: Gestión